viernes, 28 de febrero de 2014

Diario de viaje





Fue un viaje relámpago, caprichos de Remy le Blanc. Guillermo cambio la tapa de cilindros del Renault 19 y necesitaba hacer quilometros para ablandar el motor. Vayamos a rosario quiero comprar indumentaria de Newells. Acá no se consigue nada de eso, ni siquiera la camiseta. Llamaron al manager chistan. Quiero que vengas y traigas unos jugosos textos y poesías para ir recitando en el viaje. El manager tuvo una idea genial. Llevaron una guitarra criolla y fueron filmando a la estrella de rock. Fotos en distintos paradores, versiones acústicas en paisajes rústicos. Partieron a las 15 30. Arrancaron con mate a la salida de la general paz. Se quedaron sin nafta a los 200 km y pasaron el auto a gas. Atravesaron un largo trecho y vieron una estación de Shell. Pensaron q era mejor seguir de largo y cargar en la próxima. Total nadie tenía ganas de orinar. Grabe error.  En medio de la nada (entre san Nicolás y rosario) buscaron un lugar donde parar porque el motor estaba sobrecalentando... Eran cerca de las 19 hs  de un 24 de febrero, todavía había sol. El camino al pueblo era difícil de encontrar. No figuraba en el GPS. Parecía un pueblo fantasma. Casas bajas viejas, de las de antes con ladrillos de barro no de 15 cm sino de 30 como antaño, con techos altos.  Las calles semidesiertas. El camino estaba escondido entre una arboleda. Solo figuraba un cartel " siga hasta el fondo para ver el rio”. Una vieja sentada en una reposera en el patio de su casa se hamacaba lentamente, miro al auto y les hizo un gesto de que se alejen o tal vez espantaba moscas. Los niños que jugaban en las veredas corrían a meterse en sus casas. Siguieron el camino Guillermo estaciono el coche junto al árbol, frente al rio. El manager bajo con la guitarra. Remy tiro la yerba vieja. Y poso con la guitarra de espaldas al rio. Unos pescadores los miraron mal. Un pendejo que paso en bicicleta les grito: “panchos” en el sentido despectivo de la palabra. Cuando Remy empezó los primeros acordes de una fabulosa canción de su autoría Los pescadores empezaron a silbar - Malditos turistas! Espantan los peces-  En fin, el clima era bastante hostil. Dejaron el auto y caminaron unas cuadras hasta que encontraron una pulpería. El cartel decía "desde 1911 con la patria" el pueblo era de escasa población... un milagro que hubiera subsistido tanto tiempo. Remy abrió la puerta. Debería haber 4 personas no más ahí dentro, más el cantinero. Un tipo de unos 60 años con cara de alemán de rasgos faciales toscos. Había ahí dentro unas ocho mesas. Todo el lugar estaba lleno del  polvo de las calles,  las mesas, los cubiertos, un cuadrito de Stalin. En un costado una vitrola y un tragamonedas. El manager entro miro se quitó los anteojos negros y saludo - Buenas noches. Los de las mesas ni miraron. El cantinero solo se limitó a hacer un gesto. Cerca del reloj una esvástica nazi parecía querer complicar el panorama. Ahí se dieron cuenta, todas las escasas personas que cruzaron en el camino eran rubias. Tal vez el pueblo era una colonia de alemanes que migraron pre- primera guerra mundial.  Remy se sentó. Guille también. El manager  primero sacudió un poco el polvo de la silla antes de sentarse como para no ensuciarse el traje. - No creo que el cantinero se acerque hasta nuestra mesa con el menú dijo Remy repiqueteando la mesa con los dedos- encendió un cigarro. Guillermo se levantó y fue hasta la barra junto al cantinero.
- Buenas noches maestro que hay para comer?? 
- Nada,  dijo el cantinero mirándolo fijo y pasando una sucia rejilla por la barra.
-Nada?
- Nada, los días de semana no preparamos comida para los turistas.
En las otras dos mesas, los hombres bebían cerveza y comían algún refrigerio. Uno tenía un sandwich de milanesa.
- Tráete una cerveza entonces, grito Remy desde la mesa que estaba sentado,  Frente a la ventana que daba al rio y cerca de la puerta de salida. Aunque convengamos que cualquier lugar estaba cerca de la puerta de salida, Porque era un boliche bastante escaso de espacio físico.
- Aquí no hay cerveza. Dijo el pulpero y señalo la puerta de la calle.
- Como que no-  dijo Guillermo, que no comprendió la indirecta.
Remy se levantó y revoleo la silla en la que estaba sentado o tal vez se le cayó la silla solo por torpeza. El manager se acercó a la puerta y sin perder tiempo saco la cámara de fotos de su bolsillo y se puso a filmar la escena mientras pensaba algún día esto me va a servir cuando se haga el documental de la vida de le Blanc. La prometedora estrella del rock.
- ¿No hay? ¿Qué carajo  están tomando ellos ? Señalo Remy ya un poco irritado las pelotas
- No hay cerveza está caliente.
- ¿Que mi plata no vale? este es un pueblo de mierda, son todos fachos acá. No nos quieren atender porque el Guille es negro ¿no?
Uno de los que bebían se levantó y saco una faca de abajo de la cintura.
- Fuera de aquí forastero
- Si - dijo otro atragantándose con el sandwich de milanga- aquí no queremos malditos forasteros-
-La puta que te pario paisano de mierda! ¿Sabes quién soy yo? Soy Remy le Blanc La estrella del rock.
- Me importa tres carajos, tómatela te dije
- Eso,  vete de aquí maldito forastero.
Los cuatro hombres se levantaron de su silla y arremangándose la camisa de obreros enfilaron hacia guille y le Blanc.
El del sandwhich reboleo un envase de Brahama que ágilmente le Blanc esquivo. Remy levanto la mesa y se las tiro a los cuatro que cayeron al suelo. El cantinero saco de abajo del mostrador una escopeta. 
- Aquí no queremos malditos forasteros!!! Dijo y apunto a Remy.
 Remy palideció en unos instantes (se acercaba su fin).
 No fue una apuntada de amenaza. El viejo alemán apunto para tirar y la joven estrella de rock hubiera pasado a la historia si no fuera por  el heroico accionar de Guillermo que hecho gas pimienta en la cara del viejo.
El viejo largo un - Verpisst dich!! Arschloch!! Mientras se rascaba los ojos, que lagrimeaban sin fin.
Salieron corriendo para el auto que estaba unas dos calles abajo rumbo al rio. Remy aprovecho el quilombo para manotear de arriba del mostrador un par de bolsas de frituras. Los 4 tipos empezaron a correrlos , el viejo se paró en medio de la calle y disparo dos cohetazos - hijos de puta! Grito.
Y se escuchó a coro. Malditos forasteros!
Por suerte las escopetas son de corto alcance y no alcanzo a herir los muchachos.
El manager fue el primero en llegar al auto. Entre agitado y asustado. Un poco por estar excedido de pesó y un poco por el asma. Para colmo quiso sentarse en el asiento trasero del auto,  entrando por la puerta derecha que no se abre. Y tuvo que dar la vuelta para entrar por la izquierda. Al mismo tiempo Guillermo coloco la llave y la giro para dar arranque al auto. Tres tipos los corrían ( uno abandono la carrera a los 60 metros y se quedó agachado tomando aire) solo separaba el auto de los pueblerinos unos 80 metros. Guille dio arranque pero no arranco. El burro fallaba a veces. Se secó la frente en milisegundos y volvió a girar el tambor.  Mientras tanto la turba se acercaba agitando los brazos al grito de : morirán, forasteros. El manager se dio dos puff de ventolin ( salbutamol)
No arranco. La puta madre- improperio guille y volvió a girar la llave.-  Arranca mierda! Dijo con vos entrecortada el manager. Remy le Blanc sin dudarlo un instante sentado en el asiento de acompañante Abrió la bolsa de lays y empezó a comer porque no había almorzado. El ruido del motor sonó a salvación. El Renault 19 salió marcha atrás al tope , con el freno de mano hizo girar el auto sobre la calle de tierra y salieron a toda velocidad. Le Blanc saco el culo por la ventana - besen mi forastero culo , pueblerinos de mierda!!!. El manager lamento no haber enfocado bien ese momento con la camara. A las pocas cuadras se cruzaron al pibe de la bici, ese que les había gritado panchos. Al pasar cerca , Remy acrecentando el mito de las estrellas de rock empujo al pendejo que cayo  rodando por el suelo. Desde el espejo retrovisor se vio al chico levantarse y hacer un corte de mangas. Todos rieron. El manager rio y tosió ( por el asma) se hizo un puff más de ventolin.  A la salida del pueblo ( o asentamiento vaya uno a saber lo que mierda era eso) Remy saco el cartel que decía " siga al fondo para llegar al rio" y  escribió en el dorso con un aerosol " aquí estuvo Remy le Blanc los fontaneros no son bienvenidos" eso quedo bien registrado en la cámara. Colgó el cartel nuevamente y orino in situ. 
Kilómetros de ruta 9 más tarde, casi llegando a la ciudad de rosario el manager refunfuño
 - La puta madre nos dejamos la guitarra olvidada en la pulpería. 
 - Volvamos - dijo Remy , Pero no le hicieron caso.







                                                       
                                                      Y SE MUY BIEN QUE NO ESTARAS

viernes, 14 de febrero de 2014

14 F

"El Amor se ira muriendo
y el silencio sera el invierno
frió
En tu beso tibio del Adiós"
 De la canción inconclusa "Trampas del amor" RLBlanc



ELLA



Ella 

era
donde
ahora
otras
son.
Eso 
es
todo