lunes, 30 de diciembre de 2013

Felices fiestas y Prospero Año nuevo!









Después de media hora de bondi cruce la mugrienta plaza miserere, el olor a meo en el cemento caliente era peor que nunca. La calle seguía caliente a pesar de ser ya las 23 hs.
Los fermentos nauseabundos de la basura estancada entorpecían mi pensar 
Subí al tren en la estación de once, pensé en el miserable final de las 194 víctimas de cromañón, el humo, el caos, las ambulancias yendo y viniendo, la gente corriendo desesperada. 
También me acorde de la Amia que no queda muy lejos de ahí, pero eso es otra historia. Casualmente estuve cerca de ahí cuando sucedió, es mas quise entrar al recital pero no me dejaron. Ya estaba muy hasta las pelotas de gente el lugar y el de la entrada me dijo que tirara el desodorante que tenía en la mochila, pues salía de trabajar. Me di media vuelta y me fui. Me quede en un bar a tres cuadras del lugar sobre Rivadavia. Un bar de unos españoles o algo así, atendía una tetona de primera categoría, con mini short. Hacia una calor barbaro, fue justo para esta misma época del año. Al principio los comensales del bar me miraron raro, cuando pedí mi trago de fernet y pague con 100 pesos se quedaron tranquilos. No era un croto buscarroña (como los que abundan la zona). Prendí un cigarro (en ese entonces todavía no estaba legislada la prohibición de fumar en los bares) Entonces vi por la tele lo que sucedía, el humo, el caos, las ambulancias yendo y viniendo, la gente corriendo desesperada. Catástrofes que pudieron ser evitadas 
Años después en las calles del barrio de mi vieja (el mismo barrio de mi infancia) estaba yo sentado en un quiosco, en la esquina de lino lagos y Arico, tomando una coca a las 2 de la tarde. Cuando desde la esquina veo doblar en bicicleta al mismísimo pato fontanet. Un pendejo lo corría, como para pedirle un autógrafo o una foto, valla uno a saber. 
Agarre unas pares de piedras canto rodado del suelo, me pare en el medio de la calle y le grite: asesino hijo de puta. Fue una reacción desmedida, ya lo sé. Me agrada su música pero eso es otra cosa. “por la nueve de julio voy el miedo de no verte nunca más” 
En fin, estaba yo sentado en un banco de tren (eso sí fue un milagro, haber pegado un asiento) con la cabeza apoyada en la ventana chichoneando mientras dormía, pensando lo efímera que es la existencia, el sentimiento trágico de la vida, las tragedias que podían ser evitadas, etc. Cuando escuche algo que me reanimo. Fue el mejor regalo de navidad. Escuche decir a dos punk que estaban adelante mío sentados (un chico y una chica) que se habían pasado la Nochebuena pasada haciendo se coger a cambio de merca. 
Pensé para mis adentros: siempre se puede estar peor. Me sentí optimista. 
Al menos yo puedo pagar mi merca. Abrí mi billetera y mire. No, no puedo. 
Al bajar del tren y cruzar la plaza de morón mi optimismo mermo. Pise mierda de perro y mi pierna derecha resbalo, quede abierto de piernas como una bailarina de ballet en plena plaza. 
Ya era casi medianoche, la plaza estaba sema-desierta. Solo un vagabundo se rio de mi. No quedo impune lo ajusticie a las puteadas, maldito linyera. 
Compre un vino toro de cartón en el quiosco y un Derby de 14. Camine las cuatro cuadras hasta llegar a mi hogar, el lugar donde cuelgo el sombrero. Toda la vida caminando las mismas calles ¿hasta cuándo? 
Levante el tapete de “home swett home” y agarre las llaves. (Las dejo ahí para no perderlas) 
Abrí la puerta y grite: Querida estoy en casa!! Nadie contesto , pero claro. No importa vivo solo. 
Puse el vino en la heladera. Prendí un Derby. Me senté en la mesa y telefonee a mi vieja. 
Comí unas garrapiñadas, empezaron los a sonar los cohetes. Saque el vino con los dientes lo abrí y bebí. Bebí como un perdido en el desierto, bebí como si quisiera desmayarme. Bebí para morir. 
No hubo tres deseos: desearía poder desear, pero todas las desgracias mataron mis sueños. 
Brinde por los amigos presos, los que murieron de sida, los que se perdieron en la droga. 
Mire desde el balcón, un chico paso corriendo con una estrellita ascendida en la mano. Sonriendo, feliz. Alguna vez fui un niño y tuve sueños. Veo en el reflejo de la ventana al cadáver del niño que fui, abre sus ojos de abismo y pregunta ¿ qué hiciste de mí? 
El niño crecerá, tendrá que estudiar, se enamorara y lo dejaran, se verá obligado a trabajar, a comprar celulares, ropa, cigarrillos y otras cosas innecesarias. Se enamora otra vez, pero ahora con menos ganas, desconfiando con recelo, sin entregarse del todo. Y tendrá un amor adulto (egoísta, mediocre). Sera esclavo de sus decisiones y deberá sufrir para mantener lo poco ganado. Le saquearan el negocio, lo humillara un jefa vieja hija de puta, lo humillara un milico en la esquina, un policía corrupto, le cojera la novia un kinesiólogo con facha. Y comprara regalos pelotudos para gente pelotuda celebrando una fiesta religiosa que término siendo un comercio, con la figura de un gordo barbudo que viste los colores de una marca de gaseosa. Y de la fiesta religiosa nada, porque Dios ha muerto y los imbéciles no se dieron cuenta. Cantan villancicos y comen sus turrones y garrapiñadas. Dejan para mañana la ensalada de fruta, sin saber que para mañana la fruta estará fermentada y les dará la cagadera de sus vidas. Y creen en papa Noel, así como también creen en la justicia , en los gobernantes y en las iglesias. Y el representante de la Iglesia (la mano derecha de Dios) es un simple mortal que conociste muy bien. Pero los idiotas creen en su palabra. Creen un dios perfecto que se invento a sí mismo y que creo todo esto. Dios ha muerto o no existe. Y si existe no es dios, es otra cosa. Entendimos todo mal 
Allá arriba en el cielo los cohetes explotan de formas raras y se dibujan semicírculos y estrellas. De los más diversos colores. Y me pierdo maravillado por el espectáculo y el ruido. 
Algo así debió haber sido el big bang. Pienso para mí: algo así abra visto Dios cuando chasqueo los dedos, me rio insolentemente. Algo así será el fin de la galaxia. Si es que abra un fin. 
¿Por qué debería haber un fin? ¿ Porque debería haber un principio? Solamente somos un rayo entre dos oscuridades, la vida no tiene sentido. Entonces sonrió, son solo tres días en la vida. 
Sonrió y prendo otro Derby. Hago un fondo blanco y revoleo el cartón del vino desde el balcón a la calle. 
El espejo me devuelve la imagen de un hombre acabado. Acabado pero sonriente. Todavía tengo esperanza (tal vez como castigo). Creo que el hombre jamás será libre, pero aun se puede luchar. 
Feliz navidad, hijos de puta! 
Triunfe. Si, se que triunfe. Aun tengo la vida. 



Los poetas

Esa Locura

martes, 3 de diciembre de 2013

¿Que pretendes dejar atrás?

"Un hombre libre jamas será libre de si mismo, 
nunca podrá compartir su soledad con nadie más"
Ezequiel palledes



El Caminante

Va 
entre la niebla, 
el caminante 
¿a donde vas? 
No hay lugar 
donde escapar 
de uno mismo 

Va 
entre las sombras 
eterno caminante 
de los bares, 
de los tiempos 

Va 
cansado 
arrastrando 
la pesada carga 
del destino 
¿Que pretendes dejar atrás? 

Va 
ese hombre 
arrojado al mundo 
El ser , 
que se pregunta por el Ser. 
¿Porque hay algo 
donde podría no haber nada? 

Va 
siguiendo la luz 
de una estrella muerta. 
Olvídate del ser, 
para consagrarte 
al dominio de los entes 
(de las cosas) 

La vida 
esta hecha 
de pequeños instantes. 
El vertiginoso 
ápice del presente. 
(La toda vida ) 
es solo este momento. 

Va 
con la Parabellum 
en el bolsillo interno del saco 
Si vis pacem, para bellum 
y cuando escucha cultura 
la asoma al mundo. 

Va 
simplemente va, 
Caminante 
no hay camino 
NO HAY NADA.