sábado, 9 de noviembre de 2013

Una Semana De Mierda

No había sido una semana muy buena. 
El lunes la nieta de juanita me había dejado.
 Digo “la nieta de juanita” porque no supe nunca su verdadero nombre.
A juanita la conocí cuando trabajaba para internación domiciliaria, hace unos cuatro meses atrás. Juanita, una vieja de unos 82 años, completamente ciega, demenciada se cayó un día y se quebró la cadera así es como llego yo a su casa 2 veces por semana para controlar su evolución y tratamiento.
 La única hija de Juana, otra vieja de unos 60 y pico años, viuda reciente (su marido tabaquista de 40 cigarros día, alcohólico, obeso falleció de infarto de miocardio), entro en un cuadro de  profunda depresión cuando su madre se accidento. Tuvo que ser internada y medicada. Cuando se acercaba al departamento de juanita le daban ataques de pánico, no podía ni acercarse a verla.
Por eso la nieta tuvo que hacerse cargo de su abuela.
Ella la cuidaba todos los días, yo Iba dos veces por semana lunes y jueves. Hacia mis controles charlaba un poco con la abuela. Tomábamos mate, café yo llevaba masitas, facturas etc. En poco tiempo surgió  el deseo entre los dos. La abuela estaba postrada. El departamento era grande y tenía múltiples habitaciones.
Ella estaba agobiada por la situación, cansada de su trabajo de maestra jardinera, cansada de los hincha pelotas de sus hijos que estaban entrando en la adolescencia y aburrida de su marido. Yo no tenía nada que perder, así que no dude en dar paso a la aventura.
Hace tres semanas renuncie a ese trabajo, pagaban poco y explotaban mucho. La nieta de Juana era flaca tenía un culo parado tremendo, siempre andaba con babuchas,  morocha, de  1,65 metros. Tendría unos 36 años pero tenía la apariencia de una pendeja de 25.
 Nos seguimos viendo después que renuncie pero la magia de la aventura se había esfumado, ella empezó a sentir culpable por engañar a su marido y todo termino.

Un compañero de mis tiempos de estudiante Tomas Ritacco vino a buenos aires a hacer unos trámites y aprovechó para visitarme. Cuando estudiantes el soñaba con ser psiquiatra y yo neurólogo.
Al final el se hizo ayudante de patología.  Se enamoro de una cordobesa en un congreso del que habíamos participado allá en la capital del cucumelo. Cuando se recibió (antes que yo) fue a rendir  el examen de residencias allí, no le dio el puntaje para psiquiatra y se decidió por hacer  diagnostico por imágenes. Se quedo viviendo con ella.  Ese jueves como se dice en córdoba “salimos fuerte” como en los viejos tiempos. Llegue tarde a casa y borracho como cuba, tarde 15 minutos en embocar la llave, hasta que me di cuenta que estaba queriendo entrar a una casa equivocada.
Tenía que levantarme a las 5 de la mañana para llega al hospital. Mi guardia empezaba a las 6 am.
Cuando abrí los ojos eran las 7 menos cuarto. Llamé a un colega y le dije que llegaba tarde.
Me levante mareado, al ir al baño patee la puerta con el meñique y me revente el dedo. Putee como loco.
Agarre la moto y Salí a todo marcha llegue al trabajo 8 menos cuarto con una cara terrible, con barba de 5 días, estaba hecho un corto bárbaro. En otro tiempos hubiera metido una excusa cualquiera y faltado, pero ya no podía. Tenía 6 guardias al mes y ya había faltado a 3, una cagada mas y me echaban ya me lo habían dicho. Todos me miraban mal, se dieron cuenta que estaba de resaca, tampoco es que yo hubiera disimulado mucho. Tenía una profunda amistad con el doctor Ruiz (el jefe de la terapia) era su protegido todos me odiaban.

Al llegar al hospital Álvarez me di cuenta que me había olvidado la llave de mi locker, No tenía ambo ni estetoscopio ni delantal que ponerme, pues estaban en locker ,llevaba puesto una remera de visión divine una campera tipo militar verde y un jean gastado. . Tenía los ojos rotos y la barba de ciruja. Aparte del aliento etílico  y mi mal humor matinal característico.
Intente rescatarme como pude, tome un polper b12,  le pedí a un compañero un perfume y me eche medio frasco encima, intente ingerir mucho liquido pero me daban ganas de vomitar. Así que tome dos litros de cepita de naranja. No sirvió para nada. A las 12 pm estaba peor que antes. Vomite dos veces en el lavabo.  Me habré lavado la cabeza unas 20 veces. Por suerte ninguno de los jefes se dio cuenta. Como estaba no podía atender ningún paciente. Me dedique a llenar planillas a revisar historias clínicas, hice un par de cosas que me mando el Doctor Ruiz, cuando vio mi pinta me dijo: parece que fue una noche dura, ponete a hacer papelerío y trata de no hablar con nadie. No podía ni coordinar tres palabras. Me dedique a hacer el inventario de consumo de fármacos. Revise los pedidos de interconsulta, charle con los pacientes internados, hice un par de rondas para hacerme ver, charle con unos pares de familiares, discutí un par de diagnósticos diferenciales  y el resto de la tarde me encerré en la sala de estar medica a intentar dormir, pero no pude. Así que me quede escuchando Black Sabbat con un radio grabadorcito y a leer un libro de Bukowsky “música de cañerías” que me prestó un internado de la sala de infecciosas.

A  las 17 35 Sonó mi celular era un mensaje de Francisco
“loco se me dio, toco con la orquesta sinfónica en la facultad de medicina a las 19 hs. Te espero”
Le conteste que estaba de guardia que no podía
“Estoy muy nervioso y no consigo fafafa venite y trae”
Por esos días la policía había interceptado un camión con una carga importante de marihuana que venía de Paraguay. Resultando que no había nada de porro en buenos aires. Imposible conseguir un bagullito.
Francisco sabía que en una vieja época yo cultivaba plantas. Por eso me pidió.
No tengo nada le conteste
“va a estar la violinista, te necesito”
Con eso me convenció
Francisco era un croto que tocaba el contrabajo en el camino que une la línea E con la D del subterráneo. Ahí lo conocí, David un amigo mío se había puesto una sala de ensayo y grabación. Yo planeaba grabar un disco, un demo con algunas canciones mías. Y estaba buscando en ese entonces músicos de orquesta para grabar. Cuando lo vía a francisco le comente mi idea de grabar un disco de rock  y agregarle orquestación unos violines, unas violas algún instrumento de viento. Le copo la idea  en seguida.  Al poco tiempo charly gracia grabo su Dvd en el que toca  con instrumentos de cuerdas. Me había cagado la idea.
Al final en disco no lo grabe, mi amigo David se había quebrado el codo y empezó con ataques de pánico, cerro la sala. La reabrió al tiempo pero después de tantas sesiones de psicoanálisis y de fármacos no volvió a ser el mismo. No me sentía muy a gusto con él y abandone el proyecto, todo lo que hacía a David (mi productor) le parecía “angustiante”.
Siempre al tomar el subte me cruzaba a francisco y charlábamos. El me convidaba flores, intercambiamos unos pares de discos de música clásica y de bandas raras. El es fanático de Emerson lake and palmer. También me conto unos secretos como por ejemplo  hervir cascara de banana, dejar reposar y con eso regar las plantas de marihuana para revitalizarlas.
Fuera del subte solo lo vi a francisco una vez para hacer unos ensayos, el trajo un violín y yo tocaba la guitarra. Le pase unos temas míos que enseguida le gustaron, estuvimos tocando por horas tomando fernet y fumando. Pegamos buena onda enseguida y dijimos de armar un proyecto y salir a tocar por los bares seriamos “Remy le Blanc and pancho Jorquera projec” el proyecto por supuesto no progreso, quedo en la nada.
Seguro  Francisco estaba desesperado por conseguir sustancia y me llamo a mí porque pensaría que estaba cerca de la facultad de medicina por mi actividad docente. La verdad que amigos no éramos podría bien haberlo mandado a cagar. Pero me convenció con lo de la violinista. Me había contado que había una mina que tocaba el violín y era ninfómana. Recuerdo sus  exactas palabras “Es una máquina de sexo bestial y es más fácil que la tabla del uno”   por eso fui.

A las 18 hs entre a bañarme , cuando estaba por terminar sonó el celular número desconocido, era una mujer “ hola soy la hija de iglesias (una paciente que había ingresado la noche anterior)” me pregunte como carajo habría conseguido mi numero personal ,me dijo que era conocida de Ruiz así que tuve que atenderla bien, le mentí del estado de su madre (Mentí  porque en realidad yo no la había revisado ni visto, no tenía mucha idea sobre la paciente )  solo había leído la historia clínica.  Ella también era médica, tenía una voz hermosa. Ahí nomas saque el pingo y me la menee mientras hablábamos. Me conto que recién entraba de guardia, poco me importaba. Me conto sus penurias, que era única hija, que no podía atender a su madre que contrato gente para que la cuide en su casa, pero que no eran de confianza, que no la cuidaban bien, que las cuidadoras le afanaron cosas de la casa, que su madre perdió mucho peso en poco tiempo , que se escaro por no rotarla. Y que se complico con una neumonía y deshidratación por eso la interno. Cuando me acorde de la hora me disculpe y corte. Creo haberle agradado
Ella debería de tener unos 40 años. Lo bueno de estar cerca de los treinta es que puedo chamullarme tanto pendejas de 20 como veteranas de 40.
Le dije a un residente de primera que me cubra que iba a comprar cigarrillos y me fui a la facultad de medicina, hace tiempo no la pisaba.
Deje la  moto en el estacionamiento del subsuelo de la plaza Houssay  y Salí fumándome un alto churro.  La facultad estaba igual que siempre igual o peor. Estaba lleno de hippies. Los socialistas habían triunfado en las elecciones del centro de estudiantes por eso reinaba ese clima.
Llegue tarde 7 15, tarde y fumado. El concierto ya había empezado  en el aula magna.
Eran 36 músicos en escena.
Había más músicos que publico, una gran pena que la gente no aprecie la música clásica pero en fin allá ellos.
Todos los músicos estaban vestidos de negro etiqueta. Todo salvo francisco que era un hippie tenía una camisa negra que cuando hacia algunos pasajes musicales evidenciaba un par de agujeros en la axila. Y era el único de zapatillas  no estaba para nada a la altura de la situación, un croto total (como siempre bah)
 Leí el programa estaban tocando obertura “Semiramide” de Giachino Rossini.
Francisco le daba duro al contrabajo, pero estaba pifiando a lo loco.
Nadie parecía darse cuenta ni el director de la orquesta., que estaba como endemoniado dirigiendo.
Cuando termino el primer acto el director se dio vuelta para saludar y casi se cae, perdió el equilibrio, no le di importancia. Quizás era por una causa medica un síndrome de maniere o algo así.
Siguieron con una de Guiacomo Puccini la bohemeselection. Sonaba bastante bien, salvo francisco que chingaba a las notas. Había una mina que tocaba también el contrabajo lo miraba a francisco y le hacía gestos. El transpiraba.
Antes de culmine el acto, el director (que estaba de invitado) Diego Lurbe salió corriendo y se metió en los baños.
Termino la obra y un niño de unos 6 años dijo – estoy aburrido me quiero ir
Odie a sus padres ¿porque llevan niños a escuchar música clásica? Claro que se aburren, si hasta yo me aburría allí!
Volvió el director, pude oir el murmullo de unas señoras con alhajas de la alta sociedad que estaban atrás - míralo como esta, ese diego siempre borracho yo no sé porque no lo echan es una vergüenza.
-Alguien debería hacérselo notar dijo otra señora
Ahí repare en el detalle: el director de la orquesta estaba “alegrón de vino”
Siguieron con “Danzas folklóricas rumanas” de Bela Bartok , me di cuenta nadie en toda la orquesta seguía las órdenes del director ninguno de los músicos lo miraban , todos tocaban de memoria, todos menos francisco. Que como me conto después, era el más nuevo en la orquesta y no conocía de memoria ninguna de las partituras.  Este director amigo de lo etílico estaba de invitado porque el director original Darío Ingignoli había renunciado.
Al acabar la pieza uno del público grito - Bravo y chiflo.  Lo mire despectivamente, es un concierto no un partido de fútbol. Lo reprendí.
Después tocaron una de Piazzolla “Tangazo”, ese si me gusto. Me empezó a dar risa los movimientos, el bailoteo del director. Los mismos músicos se tentaron , se miraban entre ellos y se reían. Todos menos francisco que no casaba una nota y el violinista principal que tenía cara de indignado.
Era el anteúltimo tema asique empecé a prestar atención ¿cual sería la violinista?
Los observe a todos los violinistas habían 8 mujeres de 12 en total. Una de ellas sería la ninfómana sexopata bestial.
Tres me gustaron mas,  solo una tenía pinta de fácil no podía equivocarme seria ella, era la única de pollera todas las demás llevaban pantalón de vestir. Todas tenían el pelo recogido, ella llevaba el pelo suelto mostrando las orejas. Todas tenían cara de frígidas , ella tenía cara de ninfómana sexopata bestial, mi instinto no podía fallar.
Sonó el último movimiento : “8 cantos populares rusos” deAnatoli Liadov, me preguntaba por los cantos de la violinista ¿estaría buena? Parecía que sí.
Agarre el programa y lo doble al medio lo volví a doblar, seguí unos pasos que aprendí en un programa de manualidades de utilísima e hice del papel del programa musical una rosa.
Cuando acabo el concierto todos aplaudieron de pie. El director hizo la reverencia y tambaleando se fue al baño corriendo como pudo, otra vez. Las viejas de gran cultura y alhajas estaban indignadas – suerte que fue gratis, la verdad  un bochorno- decían.
Me acerque al escenario. Recién ahí Francisco me reconoció entre la multitud.
-          Te esperaba antes, estuve muy nervioso pifie a lo loco, chabón.
Saque un 25 gramos de mi bolsillo y se lo revolee , lo atajo en el aire beso el paquete y se lo metió en el bolsillo.
-          Ni se noto. Le dije
Enseguida encare a la violinista de falda, no era muy bella pero era mucho más linda de lo que había imaginado.
Me acerque y le ofrecí la rosa de papel que había armado, ella la tomo
-          Tocaste maravillosamente- le dije
-          Gracias que te pareció la obra? Me contesto ruborizada
Me acerque y le dije suspicaz susurrándole al oido:
-          Mira no voy a mentirte, no sé nada de música clásica pero te chupo la concha hasta que quedes paralitica.
Ella se sorprendió primero luego se sonrojo  y río
-          Invítame a tomar algo primero



FIN